Archivos para las entradas con etiqueta: Torrent

Otro añito más que vuelvo a la carga con el que ya se ha convertido en un clásico de mis proyectos. Otro añito más al frente del Llibret de la Falla Cotxera de Torrent. Bueno, de la Associació Cultural Falla Barri Cotxera de Torrent, que cada año tiene un nombre más largo. El año que decida incluirlo tal cual en el Llibret no nos cabrá nada más.

Y digo otro añito más porque ya son unas 4 ediciones en las que me encargo del diseño de la portada del libro, y unas cuantas menos en las que también me encargo del interior. Por cierto, que el Llibret de este año lo tenemos en formato on-line aquí, para todo el que lo quiera leer y lo quiera disfrutar; aunque como siempre, en formato papel siempre es más bonito y sobre todo, más duradero.

Sin embargo, con respecto a la creación de este año ha sido un poco distinto a las demás. Y me explico.

Suelo hacer caso a la vieja tradición llibretera de que la portada tenga relación con el tema de la falla mayor (algo que además es requisito de todo libro), y en todos mis llibrets he intentado explicarme con mayor o menor gracia de qué va a tratar el monumento. Este año la falla mayor trata sobre nuestro barrio, donde está ubicada la falla: el barri de La Cotxera, y va a plantarse bajo el lema “La Falla conta com era el Barri de La Cotxera” (La Falla cuenta cómo era el Barrio de La Cotxera), obra de Juanjo González Juanjo García. La falla habla, obviamente, de nuestro barrio, de su historia y de nuestra historia, de cómo se vivía antes y cómo se sobrevive ahora. Del paso de los años, en definitiva.

He de decir, por si no lo había dicho aún, que ésta es mi falla, y por tanto también es mi barrio. Aquí he pasado toda mi infancia y estoy pasando todo lo que llevo en este perro mundo. Me conozco cada esquina y cada calle, pero no cada vecino (y es que tengo muy mala memoria), aunque soy muy de caras. Vivo en una casa con casi 200 años de historia, y soy el quinto Alberto que vive en las calles de La Cotxera. Como podéis adivinar, se trata de un proyecto muy especial para mí, que va muy arraigado a lo que soy ahora.

Para mostrar toda esta historia del barrio he decidido incluir un elemento característico de mi barrio: la torre de La Torrentina. Este elemento también es el centro del monumento mayor, así que mucho mejor. Se trata de una vieja chimenea que pertenecía a una fábrica de conservas de tomate que estaba ubicada donde hoy hay unos mini apartamentos familiares. Para entrar a vivir.

2016-01

 

La idea principal es obvia: mostrar cómo por mucho que el barrio cambie, y que la gente se vaya a otros lugares, las calles son las mismas y van arraigadas a cada uno, no sólo en el plano de la ciudad. La Torrentina es algo tan característico que forma raíces en la gente, y le recuerda de dónde viene, de un barrio humilde de gente muy rica, de pequeños libros andantes que cuentan historias tristes, historias de hace tiempo, historias curiosas…

Los colores están muy re-pensados. No en vano el archivo de la portada se llama (y no es broma) Cotxera2016 – D (6) 2.psd. En la portada podemos ver como mientras las azules y viejas raíces nos aferran al barrio y a la ciudad, por la chimenea se desprende un humo fresco y alegre de gente nueva que viene al barrio. Se trata de las nuevas generaciones que vienen para quedarse. Nietos, sobrinos, hermanos de gente que ha vivido aquí toda la vida y que vienen para sentirse de nuevo en casa.

2016-03

Como imagino que la mayoría de vosotros me habéis seguido el resto de trabajos, os habréis percatado del cambio tan drástico que ha dado mi estilo. Y es algo totalmente en serio. Abandoné el fondo para darle un mayor protagonismo a lo simbólico, y del retrato más o menos realista que llevaba haciendo hasta ahora, me he pasado a crear una especie de metáfora. Esta vez, he decidido ahondar en algo más simple y sencillo, y por lo tanto mucho más arriesgado.

Con tan sólo 3 colores, los principales protagonistas de la portada son la torre y la tipografía, que está tratada de forma muy diferente con respecto a lo que hacía hasta ahora. En efecto, el título de la portada está hecho a mano, y con él escrito de esa forma he querido hacer mi pequeño homenaje a esa secuencia de títulos tan maravillosa de West Side Story, de Saul Bass, donde todo se nos mostraba a través de pintadas o rayadas en las paredes del barrio marginal donde se desarrollaba la historia. Pero más allá de esta pequeña anécdota, el título nos recuerda que este barrio se ha construído mano a mano, entre todos los vecinos, cuando la gente formaba piña de verdad.

Además, lo que sepan valenciano se habrán dado cuenta de que el texto superior del Llibret está mal escrito. Por supuesto que está hecho a sabiendas. Se trata de una frase que encontré indagando y que aparecía en la portada del primer Llibret de la Falla Cotxera. Una frase que también recuperé en el Llibret de hace dos añitos. Me parece fundamental recordar de vez en cuando de dónde venimos para poder saber a dónde vamos. Y sí, es una frase típica para poner de estado en el Whatsapp, pero es totalmente cierta.

Nadal2012

Anuncios

Bueno, pues por fin os puedo enseñar el trabajo del que más secretismo he tenido que guardar durante estos días (junto con la portada de Cotxera) Y uno con los que más he podido experimentar. Además ha sido el trabajo con el que he decidido evolucionar mi estilo un poco más. De nuevo, entro en la duda de si tengo un estilo o qué demonios tengo yo; pero este no es el tema.

Se trata de la portada para el libro de fiestas de la ciudad de Torrent, El granerer. El libro en cuestión contiene todas las fallas de ese año, sus representantes y las falleras mayores del pueblo. Sale todos los años por las fechas falleras y habla, como habréis adivinado, de fallas. Para los que os suene un poco a extraterrestre, el título de “El granerer” viene de la antigua profesión de hacedor de escobas. El granerer iba deambulando por los pueblos fabricando escobas con cañas y palmas; era un oficio que daba poco para comer, por lo que se hacía como una actividad complementaria. Los más recordados son los de Torrent, de ahí que exista en la ciudad una estatua en su honor, y de ahí también que la revista sobre el mundo fallero torrentino se llame así.

Siempre me he criado con esta revista -porque sí, he de admitirlo, me gustan las fallas- y tengo un buen recuerdo de todas (o la mayoría) de ellas. Así que podéis imaginaros el honor que me hizo que me encargaran la portada de este año: para hacer la portada suelen llamar a artistas o autores reconocidos del pueblo.

El requisito único pero principal era que tenía que salir sí o sí la figura de El granerer en portada, algo que me parecía, a priori, normal. Sin embargo sí que pude explayarme en cuanto a estilo e innovación, y pude jugar un poco con las texturas, los vectores y las letras.

img_1

Quise darle el sabor añejo que debería enseñar una publicación nacida en 1973, así que me dirigí directamente a la fuente: la primera portada de El granerer. He querido darle una nueva visión a esta primera representación de El granerer, y lo he acercado a mi forma de verlo. Este año está dibujado con formas simples y naturales salvo en la mano, que era la principal herramienta del trabajador, que se ven finas y cuidadas. Además, esta misma mano es la que representa al fuego fallero, un must dentro de esta portada. La textura está centrada sobre todo en la trompeta que él usaba para anunciar que ya había llegado, imitando un poco al pregonero, aunque existen otras texturas secundarias dentro de la portada.

img_2

Aún así, donde más me ha gustado trabajar ha sido en la tipografía. Las letras que forman las palabras “El granerer” están hechas manualmente y tienen un tratamiento muy especial. Si bien recordáis, el granerer hacía sus escobas con cañas y palmas (que recogía del pueblo El Palmar) y las montaba en su casa, para luego salir a venderlas. Me decidí a hacer el título de esta misma forma, con cañas. Me corté un pequeño trozo de la misma y lo redondeé como pude, lo mojé en tinta y me puse a escribir el título. Una vez escrito, lo pasé a ordenador y lo vectoricé. En el resultado final se pueden apreciar en las letras una textura especial: coloqué las letras escanedadas y encima las originales, en tinta. Muy poca gente apreciará este detalle tan mínimo, pero me ha gustado incluirlo en la portada y sobre todo volver a trabajar la caña con las manos, salvando las distancias, claro.

img_3

img_4

img_5

Es un proyecto del que estoy muy contento, ya sea por su distribución mediática o por lo que significó para mí: el comienzo de una nueva forma de hacer las cosas. Vuelta a las manualidades y al lápiz y al papel y a mis primeros trabajos.