Archivos para las entradas con etiqueta: texto

Por una serie de casualidades del destino, un día llegó a mi pantalla un maravilloso cartel de una de las películas españolas más míticas de todos los tiempos: “¿Quién puede matar a un niño?” de Chicho Ibáñez Serrador. Estaba yo ordenando mis “inspiraciones” en uno de los tableros de la red Pinterest que tengo reservado para pósters de películas, cuando, entre toda la modernidad y awesomidad de algunos de estos trabajos, se me aparece uno que me llama especialmente la atención.

Me gusta su modernidad, su uso del color y su mensaje claro. Más tarde, me doy cuenta de que se trata de un cartel original de 1976 (y no de una reinterpretación actual, que era lo que me imaginaba) así que, como supondréis, quedo prendadísimo del póster.

38345ad593e97921c8678b66045061bc

Me dispongo pues a hacerme con una copia (que espero esté al caer) y a indagar un poco sobre el autor del mismo. Busco, busco y rebusco y no encuentro nada de nada. En varios enlaces que encuentro sobre la película hablan con todo detalle de los apartados técnicos del filme o de los actores, pero en ningún sitio citan al nombre del autor del cartel. Me empiezo a poner nervioso.

Oigo por algunos sitios que el autor del cartel podría ser el mismísimo Ibáñez Serrador, algo muy normal en la época, y más aún debido a la facultad de hombre-orquesta de Chicho.

Buceo un poco más allá de la página 3 de Google, empiezo a rastrear links, a buscar datos sobre Chicho y sobre esta película, pero nada. Por el camino tengo el gusto de cruzarme con un realizador argentino, Gustavo Mendoza, que está en plena producción de un documental sobre Narciso Ibáñez Serrador. Y antes ha realizado uno sobre su padre el genial actor Narciso Ibáñez Menta en “Nadie Inquietó Más” (que muero en ganas de poder hacerme con él)

Pero mi gozo en un pozo. Consigo hacerme con Gustavo Mendoza, quien muy amablemente me indica que ahora mismo el documental sobre el hijo está paralizado -aunque lo cogerá de nuevo en breve- y no puede echarme un gran cable. Aunque aún así me proporciona dos enlaces que seguro que serán muy válidos para esta búsqueda.

Bueno, pues por fin os puedo enseñar el trabajo del que más secretismo he tenido que guardar durante estos días (junto con la portada de Cotxera) Y uno con los que más he podido experimentar. Además ha sido el trabajo con el que he decidido evolucionar mi estilo un poco más. De nuevo, entro en la duda de si tengo un estilo o qué demonios tengo yo; pero este no es el tema.

Se trata de la portada para el libro de fiestas de la ciudad de Torrent, El granerer. El libro en cuestión contiene todas las fallas de ese año, sus representantes y las falleras mayores del pueblo. Sale todos los años por las fechas falleras y habla, como habréis adivinado, de fallas. Para los que os suene un poco a extraterrestre, el título de “El granerer” viene de la antigua profesión de hacedor de escobas. El granerer iba deambulando por los pueblos fabricando escobas con cañas y palmas; era un oficio que daba poco para comer, por lo que se hacía como una actividad complementaria. Los más recordados son los de Torrent, de ahí que exista en la ciudad una estatua en su honor, y de ahí también que la revista sobre el mundo fallero torrentino se llame así.

Siempre me he criado con esta revista -porque sí, he de admitirlo, me gustan las fallas- y tengo un buen recuerdo de todas (o la mayoría) de ellas. Así que podéis imaginaros el honor que me hizo que me encargaran la portada de este año: para hacer la portada suelen llamar a artistas o autores reconocidos del pueblo.

El requisito único pero principal era que tenía que salir sí o sí la figura de El granerer en portada, algo que me parecía, a priori, normal. Sin embargo sí que pude explayarme en cuanto a estilo e innovación, y pude jugar un poco con las texturas, los vectores y las letras.

img_1

Quise darle el sabor añejo que debería enseñar una publicación nacida en 1973, así que me dirigí directamente a la fuente: la primera portada de El granerer. He querido darle una nueva visión a esta primera representación de El granerer, y lo he acercado a mi forma de verlo. Este año está dibujado con formas simples y naturales salvo en la mano, que era la principal herramienta del trabajador, que se ven finas y cuidadas. Además, esta misma mano es la que representa al fuego fallero, un must dentro de esta portada. La textura está centrada sobre todo en la trompeta que él usaba para anunciar que ya había llegado, imitando un poco al pregonero, aunque existen otras texturas secundarias dentro de la portada.

img_2

Aún así, donde más me ha gustado trabajar ha sido en la tipografía. Las letras que forman las palabras “El granerer” están hechas manualmente y tienen un tratamiento muy especial. Si bien recordáis, el granerer hacía sus escobas con cañas y palmas (que recogía del pueblo El Palmar) y las montaba en su casa, para luego salir a venderlas. Me decidí a hacer el título de esta misma forma, con cañas. Me corté un pequeño trozo de la misma y lo redondeé como pude, lo mojé en tinta y me puse a escribir el título. Una vez escrito, lo pasé a ordenador y lo vectoricé. En el resultado final se pueden apreciar en las letras una textura especial: coloqué las letras escanedadas y encima las originales, en tinta. Muy poca gente apreciará este detalle tan mínimo, pero me ha gustado incluirlo en la portada y sobre todo volver a trabajar la caña con las manos, salvando las distancias, claro.

img_3

img_4

img_5

Es un proyecto del que estoy muy contento, ya sea por su distribución mediática o por lo que significó para mí: el comienzo de una nueva forma de hacer las cosas. Vuelta a las manualidades y al lápiz y al papel y a mis primeros trabajos.

Bueno, pues un añito más desde el estudio QMAD nos hemos encargado de realizar la portada para el Llibret de la Falla Barri Cotxera de Torrent. Y más contentos no podemos estar, porque a) estamos muy a gusto en esta falla y b) estamos muy a gusto con la portada que hemos parido.

Este año he decidido innovar y moverme un poco más allá de mi estilo, si es que alguna vez tuve uno (según mis más allegados sí que tengo un estilo definido, pero es que yo no llego a verlo). Total, que estoy probando cosas nuevas/antiguas: volver al bocetado a mano y el concepto como modo de trabajar. El tener una faena donde cada vez hay más prisa por acabar las cosas, donde la gente quiere algo “rápido y barato” va minándote poco a poco, hasta que te transformas en una máquina de sacar trabajos que no te emocionan. Que funcionan muy bien adonde van dirigidos, y eso es muy loable, pero nada más. Por eso, cuando te llueven encargos como estos donde existe una confianza previa y te dan vía libre para que se te pueda ir la cabeza, de verdad que son muy de agradecer.

La Falla Cotxera siempre ha confiado en nosotros, incluso colaboramos con el Taller Imaginarte que se encarga de realizar la falla infantil de este año también. Este 2014, el monumento mayor está realizado por Emilio Miralles bajo el lema “Tachán” y habla de la magia, pero no en el sentido estricto de la definición; y os invitamos a que vengáis a ver la falla a partir del 15 de marzo, porque tiene muy buena pinta.

El caso es que yo también he decidido, como he dicho antes, ir más allá. He buscado conceptos claros entra ambos mundos, el de la magia y el de las fallas, y se han mezclado casi ellos solos. Partí de un boceto a mano que costó salir, porque habían varias ideas sobre la mesa, y al final nos decidimos por el que veréis más abajo. En esta portada se unen conceptos tan dispares como lo son la magia y el mundo fallero, y nos presenta un sombrero chistera del que sale una gran llamarada y donde podemos atinar a ver a una fallera, que sale del fuego. Aunque no lo parezca, este trabajo tiene un gran componente de trabajo manual del que estamos muy orgullosos. No sólo el dibujo o el bocetado principal; si no, por ejemplo, la chistera mágica. Esta chistera la cree tallando un cuño con estas manitas, y el resultado se pudo ver hace unos pocos meses en mi cuenta de Instagram. Otro detalle que me encanta, y que también lo spoileé en las redes sociales, fue en una visita a la Cotxera, donde nos encontramos con uno de los primeros llibrets de la falla, y en él se podía leer en un perfecto valenciano antiguo “Explicació i relació de lo que conté la falla”. Nos gustó tanto que lo hemos incluido, siguiendo con ese estilo retro que se respira en la portada. Ojo, que nosotros sólo nos hemos encargado de la portada, el interior es obra de la propia comisión.

La obra en sí tiene mucho trabajo escondido, y mucho mucho mimo. Y aunque no sé si llegará a apreciarse la faena, la elección de los colores o el trabajo de texturas creadas para la ocasión, le he cogido un cariño inmerso y puede que sea el principio de un buen año, o al menos, eso parece.

Nadal2012

img2

img3

img4

img5