Archivos para las entradas con etiqueta: fallas

La portada de este año ha sido todo un reto que he querido convertir en un juego. ¿Cómo explicas a la gente que no conoce nada sobre esta ciudad el incidente que ocurrió hace 60 años?

En el año 1957 tuvo lugar una de las escenas más simbólicas para muchas familias de la ciudad: La Tombà de les Falles (la tumbada de las fallas). Ese año, por una serie de circunstancias se echaron abajo casi todos los monumentos que estaban plantados en la calle a manos de una tromba de gente disconforme con unas medidas excesivas que se tomaron en aquel tiempo. Un movimiento popular que ocurrió en plena dictadura franquista.

Como es un tema único en las fallas (y en Torrent), quise crear un símbolo para la portada. Al final viajé al taller del artista fallero y empecé a hacer fotos. Entre todos los ninots, encontré un molde viejo de una cabeza de ninot. Un molde de los que se usan para hacer el muñeco de cartón. Y me enamoré.

Viejo, desvencijado y lleno de polvo, todo él era un símbolo de aquel alzamiento popular, como si habláramos del derrocamiento de una estatua en medio del pueblo. Es más, estoy casi seguro de que ese fue el sentimiento de aquellas personas: ¡el ninot ya ha muerto, larga vida al ninot!

foto03

foto05Sus ojos están opacos y no tienen vida.

El juego de la portada radica en el hecho de que para leer toda la información del llibret (y en especial el lema principal) el lector tiene que tumbar el llibret para poder leerlo. De esta forma, el lector se hace protagonista de La Tombà.

source

foto01

El tono general de la portada es muy frío, y se ha creado a propósito. Ese año no se quemó ninguna falla en Torrent. De hecho, hasta 10 años después de este suceso no se plantaron fallas en la ciudad. Por eso que los tonos elegidos son totalmente opuestos al calor del fuego y de la fiesta. El color verde de la portada nos da sensaciones totalmente contrarias a las fallas. Esa noche no se vivieron las fallas.

Espero que os guste.

foto04foto07

Otro añito más que vuelvo a la carga con el que ya se ha convertido en un clásico de mis proyectos. Otro añito más al frente del Llibret de la Falla Cotxera de Torrent. Bueno, de la Associació Cultural Falla Barri Cotxera de Torrent, que cada año tiene un nombre más largo. El año que decida incluirlo tal cual en el Llibret no nos cabrá nada más.

Y digo otro añito más porque ya son unas 4 ediciones en las que me encargo del diseño de la portada del libro, y unas cuantas menos en las que también me encargo del interior. Por cierto, que el Llibret de este año lo tenemos en formato on-line aquí, para todo el que lo quiera leer y lo quiera disfrutar; aunque como siempre, en formato papel siempre es más bonito y sobre todo, más duradero.

Sin embargo, con respecto a la creación de este año ha sido un poco distinto a las demás. Y me explico.

Suelo hacer caso a la vieja tradición llibretera de que la portada tenga relación con el tema de la falla mayor (algo que además es requisito de todo libro), y en todos mis llibrets he intentado explicarme con mayor o menor gracia de qué va a tratar el monumento. Este año la falla mayor trata sobre nuestro barrio, donde está ubicada la falla: el barri de La Cotxera, y va a plantarse bajo el lema “La Falla conta com era el Barri de La Cotxera” (La Falla cuenta cómo era el Barrio de La Cotxera), obra de Juanjo González Juanjo García. La falla habla, obviamente, de nuestro barrio, de su historia y de nuestra historia, de cómo se vivía antes y cómo se sobrevive ahora. Del paso de los años, en definitiva.

He de decir, por si no lo había dicho aún, que ésta es mi falla, y por tanto también es mi barrio. Aquí he pasado toda mi infancia y estoy pasando todo lo que llevo en este perro mundo. Me conozco cada esquina y cada calle, pero no cada vecino (y es que tengo muy mala memoria), aunque soy muy de caras. Vivo en una casa con casi 200 años de historia, y soy el quinto Alberto que vive en las calles de La Cotxera. Como podéis adivinar, se trata de un proyecto muy especial para mí, que va muy arraigado a lo que soy ahora.

Para mostrar toda esta historia del barrio he decidido incluir un elemento característico de mi barrio: la torre de La Torrentina. Este elemento también es el centro del monumento mayor, así que mucho mejor. Se trata de una vieja chimenea que pertenecía a una fábrica de conservas de tomate que estaba ubicada donde hoy hay unos mini apartamentos familiares. Para entrar a vivir.

2016-01

 

La idea principal es obvia: mostrar cómo por mucho que el barrio cambie, y que la gente se vaya a otros lugares, las calles son las mismas y van arraigadas a cada uno, no sólo en el plano de la ciudad. La Torrentina es algo tan característico que forma raíces en la gente, y le recuerda de dónde viene, de un barrio humilde de gente muy rica, de pequeños libros andantes que cuentan historias tristes, historias de hace tiempo, historias curiosas…

Los colores están muy re-pensados. No en vano el archivo de la portada se llama (y no es broma) Cotxera2016 – D (6) 2.psd. En la portada podemos ver como mientras las azules y viejas raíces nos aferran al barrio y a la ciudad, por la chimenea se desprende un humo fresco y alegre de gente nueva que viene al barrio. Se trata de las nuevas generaciones que vienen para quedarse. Nietos, sobrinos, hermanos de gente que ha vivido aquí toda la vida y que vienen para sentirse de nuevo en casa.

2016-03

Como imagino que la mayoría de vosotros me habéis seguido el resto de trabajos, os habréis percatado del cambio tan drástico que ha dado mi estilo. Y es algo totalmente en serio. Abandoné el fondo para darle un mayor protagonismo a lo simbólico, y del retrato más o menos realista que llevaba haciendo hasta ahora, me he pasado a crear una especie de metáfora. Esta vez, he decidido ahondar en algo más simple y sencillo, y por lo tanto mucho más arriesgado.

Con tan sólo 3 colores, los principales protagonistas de la portada son la torre y la tipografía, que está tratada de forma muy diferente con respecto a lo que hacía hasta ahora. En efecto, el título de la portada está hecho a mano, y con él escrito de esa forma he querido hacer mi pequeño homenaje a esa secuencia de títulos tan maravillosa de West Side Story, de Saul Bass, donde todo se nos mostraba a través de pintadas o rayadas en las paredes del barrio marginal donde se desarrollaba la historia. Pero más allá de esta pequeña anécdota, el título nos recuerda que este barrio se ha construído mano a mano, entre todos los vecinos, cuando la gente formaba piña de verdad.

Además, lo que sepan valenciano se habrán dado cuenta de que el texto superior del Llibret está mal escrito. Por supuesto que está hecho a sabiendas. Se trata de una frase que encontré indagando y que aparecía en la portada del primer Llibret de la Falla Cotxera. Una frase que también recuperé en el Llibret de hace dos añitos. Me parece fundamental recordar de vez en cuando de dónde venimos para poder saber a dónde vamos. Y sí, es una frase típica para poner de estado en el Whatsapp, pero es totalmente cierta.

Nadal2012

¿Cuántas veces habéis tenido la sensación de que un trabajo está, por fin, acabado? Hablo de acabado del todo, ese momento en que por fin apoyas las manos en la mesa y te quedas como unos 10 minutos mirando la pantalla. Yo, sinceramente, lo he vivido muy pocas veces. Puedo contarlo con los dedos de las manos y me sobran dedos manos.

El trabajo que os voy a presentar ahora fue uno de esos dedos. Se trata, otro año más, del  Llibret de la Falla Cotxera, que ya lleva varios años entre mis manos. Además este año contaba con el handicap que suponía -y perdonadme que sea tan presumido- un increíble trabajo y uno de mis proyectos más bonitos: la portada de Cotxera del año pasado. Pero este año -y perdonadme otra vez- no se queda para nada atrás.

02

07

Como habréis podido ver, sigo un poco el estilo al que evolucioné el año pasado, ya en el anterior Llibret y también en la portada que realicé para El Granerer de Torrent, una de las revistas falleras de la comunidad más importantes. El año pasado la portada contaba con una estética y un color muy alegres, que venía dada por el lema; este año el lema de la falla es nuevo, como podéis leer “Va ser una vegada… Tot continua igual” o en castellano “Érase una vez… Todo continúa igual”. Me gusta jugar con el lema y con el monumento que se va a plantar. En este caso, y por si no lo habéis adivinado aún, la falla va a criticar cómo nuestra vida de hoy en día no se distingue demasiado de la vida medieval. Hay reyes, hay clero, hay aristocracia… y hay juglares que se siguen burlando de nosotros. Este juglar es para mí un titiritero, y este titiritero se ha convertido en político, que nos maneja como más le viene en gana (y también se sigue burlando de nosotros)

Los colores, la tipografía y sobre todo la estética responden a este lema, con un tema más oscuro que el de 2014. En la portada podemos ver tres personas que se mueven al ritmo que dicta el juglar. De ellos, el del medio parece que ha conseguido soltarse. Sus hilos parecen haberse cortado y está dispuesto a ser libre. Las líneas me regalan, sin quererlo, (o al menos esa no fue mi idea) todo un decorado para el fondo negro: unos hilos se sobreponen a otros, y se tejen formas realmente chulas. Son ideas que surgen a medida que te enfrentas a la hoja en blanco, o en este caso, en negro. Además, el hilo me sirve de sincero homenaje a uno de los llibrets más bonitos que se han hecho nunca, y que debería reconocerse más a menudo, el realizado por -los ya amigos- el estudio de diseño Retales para la Plaza de la Merced en 2013. Chicos, este año reservarme uno de los que estáis haciendo, ¿eh?

09

01

Aunque parezca una chorrada decirlo, me gusta considerar el Llibret fallero como un libro en lugar de como un catálogo que es en lo que se ha convertido de unos años hacia aquí. La portada es, por tanto, la primera cara de un libro. Lo que tiene que animarte a comprarlo o no. No todas las fallas hacen lo mismo con sus llibrets, y suele ser lo más normal del mundo que la portada no refleje en nada el interior. Es más, ni tan si quiera la estética interior tiene muchas veces nada que ver con la portada.

Este año, he querido crear todo un libro, así que también he maquetado el interior. Todo el interior está realizado por dos compañeras mías que se han dedicado a ello, eso sí. Yo les facilité una guía de estilo con tipografías, márgenes y en general, una estética que seguir. Como curiosidad, dentro podréis encontrar un par de textos realmente críticos de mi autoría. Parece que este año no estaba yo para muchas bromas, no.

Imaginaos la escena, creo que eran como las 3 de la mañana cuando resultó todo este eureka. El primer boceto era de una gran mano que lo controlaba todo, pero no quería ser tan explícito, no es mi rollo. Un par de líneas me lo dejaron todo claro. Las líneas que empezaban en la mano acababan en unos muñecos, que al final se quedaron con todo el protagonismo. Llámalo muñecos, ninots, personas o yo mismo. Lo bueno de los trabajos creativos es que siempre pones algo de ti en ellos, y esta portada es uno de esos proyectos.

Esos proyectos que cuando te quedas mirándolo fijamente puedes verte reflejado en él. Y ver cómo te devuelve la mirada. Seguimos creciendo.

05

04