Archivos para la categoría: Uncategorized

¿Cuántas veces habéis tenido la sensación de que un trabajo está, por fin, acabado? Hablo de acabado del todo, ese momento en que por fin apoyas las manos en la mesa y te quedas como unos 10 minutos mirando la pantalla. Yo, sinceramente, lo he vivido muy pocas veces. Puedo contarlo con los dedos de las manos y me sobran dedos manos.

El trabajo que os voy a presentar ahora fue uno de esos dedos. Se trata, otro año más, del  Llibret de la Falla Cotxera, que ya lleva varios años entre mis manos. Además este año contaba con el handicap que suponía -y perdonadme que sea tan presumido- un increíble trabajo y uno de mis proyectos más bonitos: la portada de Cotxera del año pasado. Pero este año -y perdonadme otra vez- no se queda para nada atrás.

02

07

Como habréis podido ver, sigo un poco el estilo al que evolucioné el año pasado, ya en el anterior Llibret y también en la portada que realicé para El Granerer de Torrent, una de las revistas falleras de la comunidad más importantes. El año pasado la portada contaba con una estética y un color muy alegres, que venía dada por el lema; este año el lema de la falla es nuevo, como podéis leer “Va ser una vegada… Tot continua igual” o en castellano “Érase una vez… Todo continúa igual”. Me gusta jugar con el lema y con el monumento que se va a plantar. En este caso, y por si no lo habéis adivinado aún, la falla va a criticar cómo nuestra vida de hoy en día no se distingue demasiado de la vida medieval. Hay reyes, hay clero, hay aristocracia… y hay juglares que se siguen burlando de nosotros. Este juglar es para mí un titiritero, y este titiritero se ha convertido en político, que nos maneja como más le viene en gana (y también se sigue burlando de nosotros)

Los colores, la tipografía y sobre todo la estética responden a este lema, con un tema más oscuro que el de 2014. En la portada podemos ver tres personas que se mueven al ritmo que dicta el juglar. De ellos, el del medio parece que ha conseguido soltarse. Sus hilos parecen haberse cortado y está dispuesto a ser libre. Las líneas me regalan, sin quererlo, (o al menos esa no fue mi idea) todo un decorado para el fondo negro: unos hilos se sobreponen a otros, y se tejen formas realmente chulas. Son ideas que surgen a medida que te enfrentas a la hoja en blanco, o en este caso, en negro. Además, el hilo me sirve de sincero homenaje a uno de los llibrets más bonitos que se han hecho nunca, y que debería reconocerse más a menudo, el realizado por -los ya amigos- el estudio de diseño Retales para la Plaza de la Merced en 2013. Chicos, este año reservarme uno de los que estáis haciendo, ¿eh?

09

01

Aunque parezca una chorrada decirlo, me gusta considerar el Llibret fallero como un libro en lugar de como un catálogo que es en lo que se ha convertido de unos años hacia aquí. La portada es, por tanto, la primera cara de un libro. Lo que tiene que animarte a comprarlo o no. No todas las fallas hacen lo mismo con sus llibrets, y suele ser lo más normal del mundo que la portada no refleje en nada el interior. Es más, ni tan si quiera la estética interior tiene muchas veces nada que ver con la portada.

Este año, he querido crear todo un libro, así que también he maquetado el interior. Todo el interior está realizado por dos compañeras mías que se han dedicado a ello, eso sí. Yo les facilité una guía de estilo con tipografías, márgenes y en general, una estética que seguir. Como curiosidad, dentro podréis encontrar un par de textos realmente críticos de mi autoría. Parece que este año no estaba yo para muchas bromas, no.

Imaginaos la escena, creo que eran como las 3 de la mañana cuando resultó todo este eureka. El primer boceto era de una gran mano que lo controlaba todo, pero no quería ser tan explícito, no es mi rollo. Un par de líneas me lo dejaron todo claro. Las líneas que empezaban en la mano acababan en unos muñecos, que al final se quedaron con todo el protagonismo. Llámalo muñecos, ninots, personas o yo mismo. Lo bueno de los trabajos creativos es que siempre pones algo de ti en ellos, y esta portada es uno de esos proyectos.

Esos proyectos que cuando te quedas mirándolo fijamente puedes verte reflejado en él. Y ver cómo te devuelve la mirada. Seguimos creciendo.

05

04

Por si aún no lo sabéis, el calendario QMAD de este año es espectacular. No sólo porque este 2015 cumplimos 5 años en el estudio, si no porque realmente este calendario es uno de nuestros mejores.

Desde 2010, cada año hemos sacado un calendario. Una tradición ya esperada por muchos y que nos permite poder hacer lo que más nos gusta, al menos una vez al año. En este enlace podéis pegar un vistazo (también os podéis hacer con uno, claro) y podéis ver la maravilla que hemos parido (sí, parece que no tenemos abuela)

Hemos querido mostrar nuestros peculiares gustos dentro del séptimo vicio, y recomendar una película para cada mes. Pelis que pueden tener algo en común con el mes que lleva o no. Alguna película para navidad, otras para los descerebrados meses de verano… Y como no quiero hacer spoiler, voy a ir subiendo las 6 películas elegidas por mí. El resto, las podéis encontrar en el enlace de nuestro estudio 🙂

Febrero me ha tocado hacerlo a mí, así que empecé con una de mis películas favoritas, como ya debéis saber: Scott Pilgrim contra El Mundo. Febrero es ese mes más cortito que los demás, que parece que le falta un tiempo para madurar. Además, tenemos San Valentín en medio, por lo que me venía de perlas hablar de esta increíble historia de amor. Que en realidad habla de tantísimas cosas que se merecería un blog para ella sola.

img1_b

 

Siempre me ha gustado hacer cosas nuevas y no quedarme estancado. Al menos no por ahora.

Mi querido Scott se merece esto y mucho más. Para él, he decidido echar toda la carne en el asador, y otorgarle el regustillo serie-B que tanto me gusta. He convertido al protagonista de esta historia tan genial en un nuevo dios, tal y como lo veo yo. La tipografía es totalmente serie B y he querido hacer como una pequeña estampa, con su halo y todo. Los colores, las sombras y las luces de este póster son algo que me ha encantado, que espero volver a utilizar y que, por supuesto, espero que os mole tanto como a mí.

img3

img2

 

Quizás me anime a hacer otra estampita con Ramona Flowers, depende de la acogida que tenga este fan-póster. Si no la habéis visto, no sé qué demonios hacéis ahora mismo con vuestra vida.

Bueno, pues por fin os puedo enseñar el trabajo del que más secretismo he tenido que guardar durante estos días (junto con la portada de Cotxera) Y uno con los que más he podido experimentar. Además ha sido el trabajo con el que he decidido evolucionar mi estilo un poco más. De nuevo, entro en la duda de si tengo un estilo o qué demonios tengo yo; pero este no es el tema.

Se trata de la portada para el libro de fiestas de la ciudad de Torrent, El granerer. El libro en cuestión contiene todas las fallas de ese año, sus representantes y las falleras mayores del pueblo. Sale todos los años por las fechas falleras y habla, como habréis adivinado, de fallas. Para los que os suene un poco a extraterrestre, el título de “El granerer” viene de la antigua profesión de hacedor de escobas. El granerer iba deambulando por los pueblos fabricando escobas con cañas y palmas; era un oficio que daba poco para comer, por lo que se hacía como una actividad complementaria. Los más recordados son los de Torrent, de ahí que exista en la ciudad una estatua en su honor, y de ahí también que la revista sobre el mundo fallero torrentino se llame así.

Siempre me he criado con esta revista -porque sí, he de admitirlo, me gustan las fallas- y tengo un buen recuerdo de todas (o la mayoría) de ellas. Así que podéis imaginaros el honor que me hizo que me encargaran la portada de este año: para hacer la portada suelen llamar a artistas o autores reconocidos del pueblo.

El requisito único pero principal era que tenía que salir sí o sí la figura de El granerer en portada, algo que me parecía, a priori, normal. Sin embargo sí que pude explayarme en cuanto a estilo e innovación, y pude jugar un poco con las texturas, los vectores y las letras.

img_1

Quise darle el sabor añejo que debería enseñar una publicación nacida en 1973, así que me dirigí directamente a la fuente: la primera portada de El granerer. He querido darle una nueva visión a esta primera representación de El granerer, y lo he acercado a mi forma de verlo. Este año está dibujado con formas simples y naturales salvo en la mano, que era la principal herramienta del trabajador, que se ven finas y cuidadas. Además, esta misma mano es la que representa al fuego fallero, un must dentro de esta portada. La textura está centrada sobre todo en la trompeta que él usaba para anunciar que ya había llegado, imitando un poco al pregonero, aunque existen otras texturas secundarias dentro de la portada.

img_2

Aún así, donde más me ha gustado trabajar ha sido en la tipografía. Las letras que forman las palabras “El granerer” están hechas manualmente y tienen un tratamiento muy especial. Si bien recordáis, el granerer hacía sus escobas con cañas y palmas (que recogía del pueblo El Palmar) y las montaba en su casa, para luego salir a venderlas. Me decidí a hacer el título de esta misma forma, con cañas. Me corté un pequeño trozo de la misma y lo redondeé como pude, lo mojé en tinta y me puse a escribir el título. Una vez escrito, lo pasé a ordenador y lo vectoricé. En el resultado final se pueden apreciar en las letras una textura especial: coloqué las letras escanedadas y encima las originales, en tinta. Muy poca gente apreciará este detalle tan mínimo, pero me ha gustado incluirlo en la portada y sobre todo volver a trabajar la caña con las manos, salvando las distancias, claro.

img_3

img_4

img_5

Es un proyecto del que estoy muy contento, ya sea por su distribución mediática o por lo que significó para mí: el comienzo de una nueva forma de hacer las cosas. Vuelta a las manualidades y al lápiz y al papel y a mis primeros trabajos.