Parece que poco a poco voy mostrando mi personalidad por aquí, y es que cuesta mucho separar tus trabajos de tu propio ser. En un trabajo creativo cuesta mucho seguir adelante cuando tu estado de ánimo no es el más oportuno. Necesitas, no sólo estar creativo, sino también estar bien. Agradable y de buen humor. Quizá por eso no nos regimos por horario, como norma general. Ya que hay veces donde durante todo un día no has conseguido sacar nada productivo, y sin embargo, al día siguiente con solo unas pocas horas tienes la solución en la libreta.

Algo así me ocurrió la semana pasada, que no pude tener mi sesión de miércoles de ida de olla. El mayor traspiés que pegué fue la frenética bajada de persiana que tuvimos que hacer en el estudio. No podíamos seguir en el local y hemos tenido que cerrarlo. Y ahora, sin rumbo definido (y sin un peso a la espalda) seguimos adelante. Así que como estoy harto de estar triste y tengo mirar para arriba, he intentado forzarme un miércoles más y sacar algún proyecto de provecho.

Tercera Sesión: ¿Zombi?

Fase 1: Inspiración. Esta semana me ha venido una lluvia zombie de esas que me suelen dar una vez al mes. Caí de nuevo en la maravillosidad de El Amanecer de los Muertos (2004) y me puse frente a la hoja en blanco. Después de arrugar varias hojas me acordé de la peli original. Me acordé de su medida cantidad de sangre, del azul de los muertos vivientes y de su título español: Zombi (sin la “e” final). La vi hace bastante tiempo, pero yo ya tenía muy asumida la cultura zombie, así que me resultó muy fruto de su época y con muy poca hemoglobina, a decir verdad. Más adelante, en otros visionados, comprendí que su situación en un centro comercial no era fruto de la casualidad y vi claramente su intención crítica contra el consumismo. Una pena que el señor Romero no haga cosas tan mordaces hoy en día. También me llamó la atención que casi toda la película sucede a plena luz del día, con mucha luz.

Decidí cambiar de estilo, y fijarme en otros diseñadores. Y hoy le ha tocado el turno a Sandra Figuerola, artista a la que respeto muchísimo. Nos dio clase durante un semestre y nos enseñó la importancia de la luz y de los espacios blancos. ¿Quién mejor para mostrar la luz?

3_Inspiración

¿Sandra Figuerola y zombies en una misma foto? Sí, amigos.

Fase 2: Ideas y bocetos. Otra vez he caído en la tentación de usar una mano, y en la tentación de usar colores planos. Pero también he querido utilizar los collages tan presentes entre los trabajos de Sandra. La esencia de estos proyectos personales es el trabajo a mano, así que el bocetaje no lo voy a perder. Intento que los bocetos acaben siendo los carteles finales, aunque obviamente lo mejoraré con el uso del ordenador.

3_bocetos

Fase final: La obra.

El cartel final me ha salido algo bastante diferente a lo que se puede esperar de una película de zombies. Pero no deja de ser una interpretación crítica de la misma. En lugar de mostrar la película en sí, he intentado sacar las sensaciones que me produjo al verla y que he comentado más arriba. Los conceptos que más recuerdo fueron luz, sol, azul y consumismo. Me ha gustado, me ha parecido un buen cartel, aunque totalmente alejado del estilo zombie para este tipo de cosas. Sí que noto un poco el esfuerzo de más que he tenido que hacer, pero hay que saber continuar. Un cartel distino para una película de zombies distina.

3_final

Anuncios